Quienes somos
There are no translations available.

 

A finales del año 1939, justo después de terminarse la Guerra Civil española y recién empezada la Segunda Guerra Mundial, Andorra se convirtió en un refugio y lugar de tránsito de exiliados políticos procedentes de España. Algunos continuaron hacia Francia y otros se quedaron en Andorra esperando a ver qué rumbo tomaban los acontecimientos.

Este fue el caso del matrimonio formado por Carme Martisella Baró y Joan Burgués Molins (ella de nacionalidad andorrana y él de nacionalidad española), que por motivos políticos regresaron a la tierra de origen de la esposa.

La familia de Carme, que eran payeses, ayudaron a la pareja a establecerse en Andorra. Durante aquellos años duros por falta de medios económicos, cuando hacía poco que había finalizado la Guerra Civil española y en medio de la Segunda Guerra Mundial, no era nada fácil subsistir sin ayuda.

Joan pudo empezar a abrirse camino en su profesión de albañil, y no le faltó trabajo, y Carme, por su nacionalidad, podía desplazarse libremente a España y compraba y vendía por los pueblecitos limítrofes con Andorra.

En medio de todos estos acontecimientos, tuvieron dos hijos, Joan y Teresa. Continuaron trabajando duramente hasta que en 1950 optaron por alquilar una pequeña tienda, situada en la capital, Andorra la Vella, en la avenida Meritxell nº 66, que años más tarde se convertiría en una de las avenidas comerciales más importante de Andorra. Allí abrieron un pequeño negocio de venta de material fotográfico y de cine, con el nombre de Foto Cine Color. La persona titular de la empresa tuvo que ser Carme Martisella Baró, de acuerdo con la legislación vigente en Andorra, y lo fue hasta su muerte, acaecida en 1984.

Por aquel entonces, las primeras cámaras fotográficas que se empezaron a vender fueron: las Retina I, II y IIC de Kodak, las reflex, en sus diferentes modelos, la Leica, la M2 y la M3, las Rolleiflex en 6x6 de dos objetivos Planar 2,8 y la Rolleicord, con el célebre objetivo Tessar 3,5; durante más de dos décadas éstas fueron las cámaras en boga. La industria francesa estaba en su máximo auge, con las cámaras de 35 mm, los distintos modelos de la Foca, las primeras cámaras en baquelita, como la Photax y la Ultra-Fex, y las Browie de Kodak, entre muchas otras. En cuanto a las cámaras de cine, estaban la Ercsam en 8 mm y 9,5 mm, la Pathe en 8 mm y más tarde en Super 8 mm y en 16 mm, la Paillard con torreta de 8 mm y la de 16 mm con el objetivo Zoom Variogon. Había también los proyectores de diapositivas Prestinox y los proyectores de cine en 8 mm, 9,5 mm y 16 mm y más tarde en Super 8, como Pathe Cine Gel Paillard, Beaulieu y un largo etcétera, que desgraciadamente ya han desaparecido, sustituidos por los productos más innovadores, fruto de los avances de la tecnología japonesa.

En medio de todos estos cambios evolutivos en la fotografía y el cine, con la aparición del vídeo primero y en la actualidad de la imagen digital, Foto Cine Color siempre ha destacado por la seriedad, la calidad, los buenos precios, la competitividad, la garantía y de una manera especial la atención al cliente.

De los dos hijos que tuvieron Carme Martisella Baró y Joan Burgués Molins, Teresa optó por seguir otros caminos independientemente de la empresa familiar, aunque de todos modos sigue vinculada a ella. Su hermano, Joan, es el que ya desde pequeño se interesó por la fotografía en todos sus aspectos y modalidades. Mientras estudiaba, conoció a destacados fotógrafos del momento y aprendió mucho de ellos. Cursó sus estudios de fotografía en Barcelona, Lérida y Toulouse, y más tarde se desplazó a París para aprender in situ la técnica de los virajes, llamada también «proceso Jaffeux» y posteriormente conocida como Colorvir. Tuvo la gran suerte que en los años 60 el Síndic y el Subsíndic generales (presidente y vicepresidente del parlamento) lo llamaron para que hiciese de reportero gráfico, trabajo que realizó hasta mediados de los años 90. Tambien durante varios años fue corresponsal de la televisión regional francesa. Como se puede ver, pues, compaginaba la fotografía con el cine.

Su afición por la fotografía le hizo fundar en los años 70 la Federación Fotográfica y de Cine Amateur de Andorra. Y fue aceptado como miembro de pleno derecho de la UNICA (Unión de Cineastas Amateurs) en el congreso celebrado en Bacu (Rusia) en 1978, y de la FIAP (Federación Internacional del Arte Fotográfico) en el congreso de 1979.

Posteriormente, en 1983, en el congreso de la FIAP celebrado en Reims, presentó una ponencia relacionada con los avances fotográficos del momento, lo que le valió ser nombrado Director de las Relaciones con la Industria de dicho organismo. En 1987, en el congreso celebrado en Miltemberg (Alemania), fue elegido miembro del Comité Director, y en 1995, en el congreso celebrado en Andorra, fue elegido vicepresidente de la FIAP, cargo que ostenta aún en la actualidad.

Durante todos estos años ha obtenido varios premios fotográficos en diferentes países y ha publicado diversos libros de fotografías relacionados con Andorra y su obra gráfica.

Hoy en día sigue al frente de la pequeña empresa familiar que fundaron sus padres y que, con la inestimable ayuda de colaboradores competentes y muy bien preparados, se va adaptando día a día a los avances tecnológicos que la imagen conlleva en la actualidad. Después de 50 años de existencia de Foto Cine Color, tanto él como sus colaboradores siguen fieles a la filosofía de la empresa, que, como ya se ha dicho, destaca por la seriedad, la competitividad, los buenos precios, la calidad, la garantía y de una manera especial la atención al cliente.

Deseamos, pues, que cuando ustedes vean estas páginas con nuestros productos, antes de comprar nos llamen y nos pidan información al respecto; no duden de que les atenderemos gustosamente, como es la norma de la empresa, deseando que se conviertan en unos clientes más de Foto Cine Color. En una palabra, estamos a su servicio.